¿Por qué la Oficina para la Prevención del Genocidio no puede determinar crímenes de guerra en Ucrania?

Durante una sesión del órgano de seguridad dedicada an Ucrania, Nderitu aseveró lo anterior tras recordar que el fiscal de la Corte Penal Internacional abrió el pasado mes de febrero una investigación sobre posibles crímenes de guerra y contra la humanidad en Ucrania.

“Mi Oficina no lleva a cabo investigaciones penales sobre incidentes específicos, presentes o pasados. Al carecer de facultades judiciales o cuasi judiciales, mi Oficina no determina si situaciones específicas, actuales o del pasado, se clasifican legalmente como crímenes internacionales de genocidio, crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra”, explicó.

La asesora de António Guterres destacó que su principal responsabilidad consiste en “prevenir” y no en “determinar”, aunque matizó que las graves acusaciones de la posible comisión de crímenes internacionales “constituyen, en sí mismas, indicadores de riesgo de comisión de dichos crímenes”.

Lee también: Afganistán, sus conflictos y el panorama actual

“Por esta razón, no puedo sino reiterar mi llamamiento para poner fin a esta guerra, garantizar la protección de los civiles y acelerar los esfuerzos diplomáticos para hacer posible ambas cosas. La prevención se centra en el futuro, y también en el pasado, y el desbordamiento de la hostilidad en respuesta a esta guerra significa que debemos trabajar más para proteger a todos”, destacó.

Nderitu insistió en la necesidad de que los miembros del Consejo de Seguridad y las partes interesadas formulen una visión inclusiva y propongan una hoja de ruta para poner fin a la conflagración.

“Poner fin a esta y a otras guerras requiere acciones continuas, que superen las divisiones generacionales, que contrarresten la retórica divisoria y el discurso de odio en línea y fuera de ella, que aborden las violaciones de los derechos humanos, y que tengan un impacto directo en los medios de subsistencia y la calidad de vida”, sentenció.

Al iniciar su intervención, Nderitu explicó que su mandato como asesora especial del Secretario General para la Prevención del Genocidio, es servir como “agente catalizador” para concienciar sobre las causas y las dinámica de este acto atroz, avisar mediante una alerta temprana a los actores pertinentes cuando hay un riesgo de genocidio, y promover y movilizar la adopción de medidas adecuadas.