Sin Censura / Sinvergüenza

 

No hay vuelta de hoja, el sinvergüenza que despachó como presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), Víctor Manuel Cid del Prado Pineda, se tiene que ir de ese encargo del cual disfrutó a manos llenas.
Ya no hay poder legal que lo ampare, así que debería de dejarse de hacer más desfiguros para dar paso a su sucesor. El señor debería entender que, en la administración pública, como en la vida misma, todo tiene un plazo de caducidad y él suyo llegó.
Sin embargo, el sinvergüenza no entiende y se quiere seguir aferrando al cargo, ese al que nunca debió llegar y por el cual, el organismo vive la peor y negra etapa de su historia.
De acuerdo con el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, sinvergüenza es:Dicho de una persona: Que comete actos ilegales en provecho propio, o que incurre en inmoralidades. Desfachatez, falta de vergüenza.
Ambas definiciones las cumple a cabalidad y con creces el señor del Prado, quien siempre priorizó sus intereses y beneficios personales antes que cumplir su mandato a cabalidad. Las francachelas, viajes de placer, empleos para su hija, amigos y otras acciones más cometidas por el funcionario al amparo de su cargo, están más que documentadas.
Y pese a ello, el sinvergüenza ahora se dice víctima, pero es un terrible victimario de muchos tlaxcaltecas que durante su mandato nunca tuvieron el respaldo y apoyo de la CEDH en la búsqueda del respeto de las garantías individuales.
De todo esto el principal responsable es el Congreso del estado. Desde la LXII Legislatura local que lo nombró en el cargo como la LXIII Legislatura, -esa que nos quieren hacer pasar por “las más chingona” de la historia de Tlaxcala- que no supo cómo procesar la no ratificación del sinvergüenza y el nombramiento del sucesor.
En ese marco, el señor del Prado Pineda se aferra a no dejar “el hueso”, pero ayer se conoció que el Congreso del estado ya está en la posibilidad de designar al nuevo titular de la CEDH, luego de que el Poder Judicial determinó dejar sin efecto la suspensión emitida a fin de que el Poder Legislativo evitara continuar con el proceso de nombramiento del futuro Ombudsperson.
Lo anterior luego de que el titular del Tribunal Superior de Justicia del Estado (TSJE), Fernando Bernal Salazar admitió el recurso de revocación promovido por los presidentes de la Comisión Permanente y de la Junta de Coordinación y Concertación Política (JCCP) del Congreso del estado, Luz Vera Díaz y Ramiro Vivanco Chedraui, respectivamente, en contra de la suspensión que se había otorgado a favor de del Prado Pineda.
Sus días están contados, aunque quiere alargar su agonía.
Aunque en el pecado llevará la penitencia.
Los integrantes del Consejo Consultivo de la comisión ya interpusieron una denuncia penal en su contra por el delito de usurpación de funciones, al asegurar y actuar como su fuera el presidente de ese organismo. Y al parecer vendrán más querellas.
Los consejeros Geovanny Pérez López, Agustín Flores Peña, Haraim Sánchez Méndez y Emmanuel Sánchez Reyes cumplieron su palabra y van en contra de los excesos del petulante ex funcionario.
No hay vuelta de hoja, Florencio Licona Pérez es el presidente interino de la CEDH y el señor del Prado Pineda lo mejor que debería hacer es desprenderse de su arrogancia, admitir su realidad, cargar con sus excesos y dejar de fastidiar más a esa noble institución.
Desde este espacio hago votos porque nunca jamás lleguen a esos cargos personas como este sujeto de marras, que salió todo un sinvergüenza y que le costó varios millones de pesos al erario de Tlaxcala.