Sin Censura / Revolución Morena  

Una verdadera revolución Morena es la que vivirán este viernes las huestes del partido del presidente Andrés Manuel López Obrador, porque se darán a conocer los lineamientos generales que habrán de regir los procesos para la selección de los candidatos a los diversos cargos de elección popular que estarán en disputa el próximo año.

Pero desde ahora, les puedo asegurar que los lineamientos dejarán muchos soldados caídos, porque ni volviendo a nacer podrán ser nuevamente candidatos de Morena y mucho menos, podrán aspirar a la reelección.

En términos coloquiales, ahora sí, Morena habrá de cernir el cascajo político que les llegó no hace mucho, porque en su momento se les colaron varios vivales, delincuentes, abusivos y gandallas, que se quedaron con las nominaciones y algunos de éstos, ahora gozan del fuero constitucional.

En Morena no quieren tener sorpresas.

Por ello, en la convocatoria que emitirán para el proceso interno de selección de candidatos a alcaldes, concejales (en algunas demarcaciones del país) y diputados locales por ambos principios, la Comisión Nacional de Elecciones de ese instituto dispondrá de la facultad para investigar los antecedentes legales, sociales y penales de todos los que quieran abanderar a Morena en los próximos comicios.

La idea, aseguran, es frenar el uso del partido para proyectos personales, en especial, como en el pasado reciente, de aquellos presuntos delincuentes que buscan desempeñarse como diputados locales o brincar a las alcaldías. En Sam Luis Potosí ya hicieron eso y prefirieron romper una alianza antes que postular como abanderado a un hombre con una dudosa reputación.

El cronograma de estos lineamientos de Morena es que los aspirantes registren su postulación entre el 17 al 20 de diciembre, para que seis días después, el 26 de ese mes, la Comisión Nacional de Elecciones emita el listado, ya aprobado, de los aspirantes a precandidatos a los diversos cargos locales, que serán sometidos a una investigación, evaluación y encuesta, con la idea de que a más tardar el 20 de enero, el Consejo Estatal de este instituto político celebre una sesión para definir los nombres de sus inminentes abanderados.

La revolución Morena también se dará tras la confirmación de que en Tlaxcala decidió priorizar a mujer en la definición de género en la postulación de candidato a gobernador de entre las 15 entidades en donde habrá elección de mandatario.

Así las cosas, en estados como Baja California; Guerrero; Michoacán; Nayarit; Sinaloa; Sonora y Zacatecas decidieron en Morena postular hombres, mientras que en Baja California Sur; Campeche; Chihuahua; Colima; Nuevo León; Querétaro; San Luis Potosí y esta entidad, se decantaron por ir con una mujer.

También habrá revolución Morena porque este viernes es el último día, formal, en que se realice la encuesta de los aspirantes a gobernador; se cumplen los 10 días de estudios demoscópicos ordenados por el partido para definir a su inminente abanderada, quien antes deberá granjearse como coordinadora estatal del Comité de Defensa de la Cuarta Transformación.

El periodo de encuesta se caracterizó por la lucha encarnizada entre Lorena Cuéllar, Dulce Silva y Ana Lilia Rivera; la guerra fue tan ruin y sucia que lejos de posicionarlas, simplemente las mostró, con mayor o menor medida, sin escrúpulos con tal de lograr proyectos personales

Con todo esto, Morena vive su propia revolución y su guerra interna. A una semana del nombramiento de la senadora Cecilia Margarita Sánchez García como delegada del Comité Ejecutivo Nacional, siguen sin conocerla en Tlaxcala; las huestes morenistas siguen huérfanas y en sus luchas, en las cuales no habrá ni ganadores ni vencidos, pero si graves daños a su ejército que podría propiciarles daños irreparables que podría propiciar una dolorosa derrota en la madre de todas las batallas electorales, la que habrán de vivir el próximo 6 de junio.

Al margen

Otra revolución es la que se vive en el Senado de la República en torno a la pugna por la debida integración del Tribunal Electoral de Tlaxcala, pues hasta allá ha llegado el interés de la aspirante a gobernadora, Lorena Cuéllar, por imponer a una de las suyas como nueva magistrada.

La ex funcionaria federal ya tiene los nombres de las propuestas que busca que formen parte de ese órgano colegiado, pues pretende tener “una representante” al interior del Tribunal para “cuidarla” durante el proceso comicial.

En más de ese tribunal electoral, y ante el cúmulo de imputaciones y defensa que hay en torno al proceder del magistrado electoral, Miguel Nava, bien haría éste en separarse del cargo para someterse a una investigación. De proceder ésta, la medida sería una salida digna del cargo.