Sin Censura / Petardo

Petardo, así ha resultado ser el magistrado Miguel Nava Xochitiotzi, quien arrastra su investidura por la calle, pues a poco más de un año de haber sumido esa posición al interior del Tribunal Electoral de Tlaxcala (TET), solo ha dado yerros en su quehacer y muchos dolores de cabeza al organismo que ahora integra.

Además, ha mostrado el cobre y una desmedida inclinación por el dinero.

Lo anterior quedó demostrado ante los ojos de los magistrados de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), quienes lo mandaron por un tubo cuando trató de usarlos para cobrar una póliza de seguro de un auto que, bajo su resguardo, sufrió un accidente durante los días considerados de las festividades de Todo Santos y en el puerto de Veracruz.

El magistrado promovió un juicio electoral ante el TEPJF, con número de toca 125/2020, a través del cual pretendía obligar a sus homólogos José Lumbreras y Luis Manuel Muñoz, que aceptaran cubrir, con cargo al erario, 17 mil 760 pesos de esa póliza.

De acuerdo con el expediente, el pasado mes de enero,  a  través del oficio de número TET/2P/004/2020, Miguel Nava solicitó a la  Directora Administrativa del TET que realizara  el pago de una póliza de seguro, por concepto de deducible, cuyo monto  asciende a 17 mil 760 pesos, misma que le fue negada.

Ante tal respuesta, el magistrado Miguel Nava promovió ante esta Sala Superior del TEPJF el juicio para la protección de los derechos político-electorales del ciudadano, del cual fue ponente el magistrado José Luis Vargas Valdez, y por medio del cual, el integrante del TET adujo una presunta vulneración a su derecho político-electoral de integrar un órgano de autoridad electoral local, en su vertiente de ejercicio del cargo. Es decir, que quería cobrar esos recursos aduciendo que tiene derecho al mismo por el solo hecho de ser magistrado.

“El actor aduce que recibió del Tribunal Electoral de Tlaxcala un vehículo automotor, con el propósito de que fuera utilizado para el traslado de él mismo a eventos oficiales y que en días pasados, recibió una invitación a la conferencia denominada “Retos del Sistema Jurídico Electoral” a celebrarse el 31  de octubre de 2019 en el Tribunal Electoral del Estado de

Veracruz.

“Relata, que fue en ese traslado en el que sufrió un accidente automovilístico, con el vehículo oficial a su resguardo, por lo que se generaron diversos gastos de reparación a cargo de la empresa aseguradora y que respecto al deducidle correspondiente, solicitó fuera cubierto por el propio Tribunal Electoral local, a través de la Dirección Administrativa de ese mismo órgano jurisdiccional, mediante oficio  TET/2P/004/2020. Sin embargo, señala que, de modo indebido, la titular de dicha Dirección dio contestación a la petición en sentido negativo, con sustento en una opinión técnica emitida por la Contraloría Interna del Tribunal Electoral local, por lo que aduce que tal negativa tiene por objeto impedir el ejercicio del cargo de sus funciones como magistrado electoral pues en modo alguno actuó con negligencia o descuido, dado que el siniestro ocurrió debido a circunstancias ajenas a su voluntad, cuando se encontraba realizan una actividad oficial propia de su encargo.

Sin embargo, al resolver el juicio, los magistrados federales determinaron  que dicho juicio es improcedente, ya que no por el “solo hecho de que el actor sea magistrado electoral y alegue que la falta de pago obstruye su ejercicio en el cargo, sea suficiente para considerarlo como un acto que pueda ser del conocimiento de este órgano jurisdiccional, pues en modo alguno no se trata de un asunto relacionado con las remuneraciones propias del actor, sino que la asignación de vehículos para el desempeño de funciones oficiales son prestaciones adicionales del mismo, cuya  naturaleza es meramente administrativa”.

Lo anterior, además de revelar su proclividad por el dinero, también el nivel de ignorancia, la cual ya es más que conocida en el ámbito jurisdiccional local, lo que convierte a Miguel Nava en un rotundo petardo para la vida electoral de Tlaxcala, la cual está por vivir una contienda histórica y que exige mejores juzgadores que al antes señalado.

Al margen

Como lo habíamos previsto, la falta de acuerdos y las diferencias por la pretensión de imponer a algún personaje con afinidad a determinado legislador o grupo parlamentario, llevó al pleno del Congreso local a postergar la designación del representante del Poder Legislativo ante el Consejo de la Judicatura del Poder Judicial.

 

Este jueves, el pleno de la LXIII Legislatura local pretendió designar a su representante; sin embargo, la propuesta emanada de la Comisión de Puntos Constitucionales, Gobernación y Justicia, de que fuera el ex consejero electoral, Raymundo Amador García, no alcanzó la mayoría calificada, pues logró 14 respaldos cuando para alcanzar ese encargo necesita 17 sufragios.

La pugna continuará en los próximos días, pero se prevé que el lunes pudiera existir un mejor escenario y con negociaciones y reparto de canonjías de por medio, llegue el entendimiento entre los congresistas de la cuarta transformación.