Sin Censura / La enhorabuena y los retos del TET

Sin duda, en el Tribunal Electoral de Tlaxcala (TET), las cosas parece que se han hecho bien y los resultados, saltan a la vista. El organismo jurisdiccional electoral goza de salud, no solo financiera, sino en estabilidad y sobre todo, de excelente reputación.

Lejos de las estridencias y con un cambio de formas, en los dos años recientes de vida de este Tribunal, las cosas cambiaron y parece que para bien; eso fue lo que dejó sentir y ver su presidente, Luis Manuel Muñoz Cuahutle, al rendir el informe de su último año al frente del organismo.

Ayer, el magistrado presentó, en sesión solemne, su informe de actividades y al conjuro de éste, llegaron al teatro Xicohténcatl de la ciudad capital, representantes de los poderes Ejecutivo y Legislativo, así como de otros órganos jurisdiccionales.

Ahí estuvieron el secretario de gobierno, José Aarón Pérez Carro, la presidenta de la Junta de Coordinación y Concertación Política del Congreso local, Irma Garay y el representante de la Asociación de Tribunales Electorales de la República Mexicana, Manuel Alberto Cruz Martínez, además de presidentes municipales de diversos puntos de la entidad, líderes de los partidos del PRI, PAN, PRD, Panal, Socialista y Morena, entre otros.

También llegaron integrantes de la LXIII legislatura local de Morena, PT, PRI PAN, PRD, además de representaciones de legisladores federales, ex congresistas y magistrados electorales de otras entidades.

La pluralidad fue tal, la cual, legitima la función imparcial de este órgano electoral, que a decir del propio presidente, goza de credibilidad, porque sus fallos, en su inmensa mayoría, son confirmados por las autoridades federales.

Las estadísticas señalan que 80 por ciento de las resoluciones que emiten, no son impugnadas, y de las que sí lo son, la confirmación por parte del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) alcanzó este año “el 99 por ciento, teniendo así, un alto nivel de efectividad en nuestras decisiones”.

Esas cifras no son cualquier cosa.

También goza de salud financiera porque su presupuesto ha tenido un crecimiento sostenido y sus arcas no han tenido mayores imputaciones de parte del Órgano de Fiscalización Superior y las existentes, asegura el presidente del TET, han sido solucionadas.

De igual forma goza de estabilidad, porque pese a los diferendos que pudieron existir al interior entre los magistrados José Lumbreras, Miguel Nava y el propio Luis Manuel Muñoz, lo cierto es que la mayoría de éstos no salen a la luz pública, lo que permite comunicar fortaleza.

Sin embargo, todo lo logrado en este periodo puede irse a la borda, fracturarse y dilapidarse si quien asuma la presidencia del TET para los próximos dos años no mantiene y mejora las condiciones internas y potencializa la capacidad de los integrantes del organismo.

Tampoco lo podrá hacer si dilapida la buena relación que ese tribunal mantiene con los otros poderes, incluido el Judicial, que parece tener resentimientos con los logros alcanzados por el TET en tan poco tiempo.

Debe, quien llegue, fortalecer a la institución; olvidarse de filias y fobias, como triunfos propios, ya que las batallas son institucionales, como los logros y fracasos y sobre todo, mantener la imparcialidad y autonomía del organismo.

Los comicios del año 2021 serán sin duda el examen final del organismo electoral. Su capacidad y los logros alcanzados estarán a prueba, por lo que, desde ya, los tres magistrados deben cerrar filar en torno a su próximo presidente a fin de generar las condiciones que permitan llegar a buen puerto en la elección venidera, en la que, los tlaxcaltecas, exigiremos que nuestra voluntad ciudadana y democrática, sea respetada por todos y el TET nos lo debe garantizar.