Sin Censura / Inseguridad y descoordinación

La descoordinación entre la Federación y los estados ha incidido en materia de inseguridad, porque los gobiernos estatales y municipales, ven cada vez más lejana la actuación preventiva de la autoridad superior.

Toda la carga, no solo en delitos del fuero común, como debe ser, se la han dejado a los estados y municipios.

Prevalece una marcada y evidente descoordinación.

La Federación con su Guardia Nacional, las entidades federativas con sus policías estatales, en su mayoría sin certificación y los municipios con lo que tienen, hacen frente, a tontas y a locas, al incremento de los índices delictivos.

Las reuniones diarias en los tres distritos electorales o regiones en los que fue dividido el estado de Tlaxcala, entre representantes de la Federación, el Estado y los municipios, de poco o de nada han servido para hacer frente al creciente índice de inseguridad.

Se han convertido, en casi todos los casos, en mesas para tomar el café por las mañanas.
Salvo el caso del distrito 01, que encabeza Baldemar Cortés Meneses, los otros dos han sido un triste fracaso.

Por ejemplo, en el distrito o región 1, cinco municipios ya han solicitado la presencia de la Guardia Nacional (GN) y se han establecidos un proyecto de trabajo conjunto, pero que todavía no da resultados.

Además, es una triste realidad la disminución de recursos para los municipios en materia de seguridad. Los recortes de la Federación y la política de austeridad propiciaron que más de 30 millones de pesos no llegarán a Tlaxcala para atender el tema de inseguridad en los municipios.

Por ello, ayer los gobernadores explotaron contra la Federación y aunque lo hicieron de manera muy sutil, demandaron acabar con la descoordinación que aqueja el nuevo esquema de combate a la inseguridad.

Ayer, 29 mandatarios, incluido el de Tlaxcala, Marco Mena, agrupados en la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), demandaron al titular de la Fiscalía General de la República, Alejandro Gertz Manero, mayor coordinación y respaldo de la Federación, pues sienten que ya los dejaron solos ante esta triste realidad.

“Es necesario que el gobierno federal nos apoye para este proyecto nacional, por ello se requiere la voluntad de todos, por eso la Fiscalía General de la República y los gobernadores, debemos colaborar de manera clara, precisa, objetiva, en denuncias que se presenten de cualquier carácter ante el ministerio público federal”, sostuvo el mandatario de Querétaro y presidente de la Conago, Francisco Domínguez Servién.

Y es que esa problemática no es exclusiva de Tlaxcala, sino prácticamente en todos los estados.

En Tlaxcala, lo vivimos el domingo pasado, cuando ante la falta de coordinación, elementos de la Guardia Nacional fueron desarmados, presuntamente, por personas que robaban el tren, allá por el municipio de Ixtenco.

Ahí privó la descoordinación, al grado que el presidente municipal de Ixtenco, Miguel Ángel Caballero Yonca, salió a los medios de comunicación a defender a su gente y negar que en su demarcación haya robo de trenes y mucho menos, que sean sus paisanos los que cometan ese tipo de ilícitos.

A ese nivel la descoordinación.

Esperemos que el llamado y la exigencia de los gobernadores tenga una respuesta positiva de la Federación y que éstos, también cumplan con la función que les corresponda, a fin de no evadir la realidad que viven sus entidades y municipios, porque comúnmente reducen toda la podredumbre que existe con expresiones de que los actos delictivos solo son “hechos atípicos o aislados”.