Sin Censura / Frenar la caída

Frenar la caída del empleo es una de las principales acciones que los gobiernos deberán hacer para tratar de mitigar los efectos devastadores que ya tiene la pandemia por Covid-19 en el país y en Tlaxcala.
Además de las lamentables muertes y los cientos de enfermos que está dejando ese coronavirus también está el desempleo. Miles de personas se están quedando sin trabajo, sin el sustento diario que sus capacidades y fuerzas les daban.
Pese al discurso oficial, lo cierto es que el desempleo ya es otra pandemia.
En el primer trimestre del año, Tlaxcala se ubicó en el séptimo lugar nacional por desempleo durante el periodo de enero a marzo. Las tasas de desocupación más altas en el país las registraron entidades como Tabasco con 5.3 por ciento.
A ésta le siguieron el estado de México con 5.2 por ciento; Ciudad de México con 4.8 por ciento; Coahuila de Zaragoza con 4.7; Sonora con 4.3; Durango con 4; Baja California Sur y Tlaxcala con 3.9 por ciento, cada una.
Además, están Nuevo León con 3.8 por ciento; Nayarit con 3.7 por ciento; Guanajuato y Querétaro con 3.6; Chihuahua con 3.5; Aguascalientes y Zacatecas con 3.3 por ciento, cada una; Colima y Tamaulipas con 3.1 y Jalisco 3 por ciento con relación a la Población Económicamente Activa.
Aunado a lo anterior, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) informó que 45.3 por ciento de la población tlaxcalteca se encuentra en pobreza laboral, ya que lo que ganan por trabajar es insuficiente para comprar la canasta alimentaria.
En su reciente medición del Índice de Tendencia Laboral de la Pobreza, que corresponde a los meses de enero, febrero y marzo de este año, esta entidad, tuvo un crecimiento en la población con pobreza laboral en .6 por ciento con respecto al cierre del año pasado.
Sin embargo, la situación puede ser peor y así lo reflejan ya los números. Ahí están los 2 mil 638 empleos que se perdieron en el mes de abril pasado y las estimaciones advierten que el número irá en aumento.
Por ello se hace urgente acciones gubernamentales y de la iniciativa privada que ayuden a frenar la caída en el empleo, la cual se ha hecho más aguda por la pandemia por el coronavirus.
El gobierno estatal ya inició algunas acciones, aunque para algunos son insuficientes para detener el problema nacional y mundial que se vive y que puede tomar tamaños insospechados.
El Ejecutivo estatal puso en marcha esquemas de financiamiento con una bolsa de 275 millones de pesos para apoyar al sector productivo.
El mandatario Marco Mena entregó mil 363 créditos del Programa Emergente de Apoyo a la Economía Estatal ante la emergencia sanitaria de Covid–19 a micro, pequeñas y medianas empresas, por un monto de 23 millones 155 mil pesos.
Con esas acciones, estiman, se podrá conservar al menos 3 mil 708 empleos de los tlaxcaltecas.
Además, estableció acciones tributarias de apoyo a las micro, pequeñas y medianas empresas para preservar el empleo formal ante la emergencia sanitaria.
Sin embargo, dada la gravedad del asunto, sería conveniente crear una disposición legal como la Ley de Seguro de Desempleo para el estado de Tlaxcala, a través de la cual, la legisladora del PRD, Laura Yamili Flores, pretende amortiguar, las enormes dificultades que trae consigo la falta de oportunidades de trabajo.
Además, es necesario crear políticas públicas globales para atender la precariedad que se avecina, como otras vías de empleo temporal, la reactivación de la industria de la construcción y servicios, porque la realidad es cruel y puede ser peor.
Por eso urge trabajo coordinador de los poderes y de los diversos sectores de la población en el estado a fin de sumar ideas, propuestas y trabajos que permitan que Tlaxcala recupere este “parón” y así retomar juntos un mejor sendero para el presente y el futuro inmediato, porque urge frenar la caída del empleo.