Sin Censura / Calor electoral

El calor electoral empieza a subir en Tlaxcala y como se acerca el arranque del proceso electoral 2020-2021, la temperatura comicial aumentará.
Ayer el Consejo General del Instituto Tlaxcalteca de Elecciones (ITE) aprobó el calendario electoral que contiene los actos y etapas del proceso electoral local ordinario 2020-2021, el cual iniciará el próximo 29 de noviembre, por lo que deberán realizar una sesión solemne para la declaratoria correspondiente.
También definieron que los procesos internos de los partidos para la selección de sus candidatos iniciarán entre el 1 y 2 de diciembre de este año y concluirán con la calificación y declaración de validez de la elección interna o una vez que sea resuelto de manera definitiva el medio de impugnación interpuesto con motivo del resultado.
También sube el calor y la temperatura electoral, conque se confirmó que a los partidos se les acotan los plazos legales para definir la forma en la que habrán de contender, así como a sus posibles aliados.
Tienen 69 días para la presentación de solicitudes de registro de coaliciones, para la gubernatura, diputaciones y ayuntamientos y tres días más para la presentación de las solicitudes de convenio de candidaturas comunes.
No obstante, las precampañas deberán iniciar el 23 de diciembre, en el caso de la gubernatura y 12 de enero del 2021, para diputaciones, ayuntamientos y presidencias de comunidad; pero en todos los casos, dicha contiendas internas deberán concluir a más tardar el 31 de enero del próximo año.
Sobre el periodo de registro de candidaturas a la gubernatura y diputaciones, o en su caso sustitución o cancelación de éstas será del 16 al 25 de marzo del próximo año, por lo que el 2 de abril venidero, a más tardar, deberán emitir el acuerdo sobre la procedencia de dichas solicitudes y con ésta, realicen sus respectivas campañas electorales a partir de 4 de abril y hasta el 2 de junio.
En torno a la contienda por ayuntamientos y presidencias de comunidad, aprobaron que el registro de los candidatos será del 5 al 21 de abril, para que el 29 de ese mes emitan el acuerdo de validez de las postulaciones y con ésta, los candidatos realicen campañas a partir del 4 de mayo y hasta el 2 de junio.
Con esta definición, los partidos ya tienen certeza de que tienen que “apretar el paso” en las mesas para los acuerdos de alianzas, así como para la definición de sus reglas internas para la selección de sus respectivos candidatos a los diversos cargos de elección popular.
Con el aumento de la temperatura y el calor electoral, los posibles candidatos crecerán como hongos y la temporada de chapulines partidistas será el pan de cada día.
Por ello, es sano el llamado que hizo la presidenta del ITE, Elizabeth Piedras Martínez, a la ciudadanía, para que ésta le dé seguimiento puntual a cada una de las etapas, para que “nos acompañen en el desarrollo y vigilancia de la elección. Asimismo, pido su confianza y refrendo el compromiso institucional para llevar a cabo cada una de las actividades previstas en el marco de la ley, en tiempo y forma”.
El calor y la temperatura electoral va en aumento y parece, por las condiciones y el tamaño del proceso, estas elecciones serán históricas en muchos de los aspectos.
Al margen
En el Congreso del estado también sigue el calor electoral y parlamentario. Ayer nuevamente hubo una confrontación de legisladores en la que no hay ganadores. Quizá, la única victoria fue para el grupo de legisladores que fueron denunciados por presunta violencia política en razón de género, pero se dio en la Ciudad de México.
Ello porque la Sala Regional del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) confirmó el fallo de la autoridad jurisdiccional local que determinó sobreseer el procedimiento especial sancionador promovido por un grupo de diputados locales en contra de sus pares y de dirigentes de cuatro partidos políticos, a quienes habían denunciado por presuntamente incurrir en violencia política en razón de género.
Al resolver el juicio SCM-JDC-150/2020, promovido por un grupo de legisladores encabezados por la petista Irma Yordana Garay Loredo por la presunta ilegal remoción de legisladores de presidencias de diversas comisiones ordinarias y de la Junta de Coordinación y Concertación Política (JCCP), los magistrados federales determinaron que dicho juico es improcedente al confirmar que las diferencias entre congresistas deben ajustarse al derecho parlamentario y éstas, no violan los derechos políticos en las modalidades de acceso y ejercicio efectivo del cargo.
Así que, a los ojos de los magistrados, no hubo violencia política en contra de diversas legisladoras que fueron destituidas de presidencias de comisiones y de la Junta de Coordinación.