Sin Censura / Andanada de juicios

La judicialización del proceso electoral está a todo lo que da; unos para tratar de ganar y otros para no perder, pero muchos le apuestan a los tribunales para obtener algo que no les dio la ciudadanía. Es más, contra a lo que muchos pensaron, la elección de la gubernatura ya fue impugnada y no por los adversarios de Lorena Cuéllar Cisneros, sino por uno de sus aliados.
Los ataques y la defensa legal de la jornada electiva están en marcha, porque nadie quiere quedarse afuera del erario, pues como reza ese adagio, todo menos eso, pues vivir fuera del presupuesto es un error.
Para ello, ya empiezan a agotar las instancias jurídicas. El Tribunal Electoral local suma ya cerca de 30 juicios electorales en contra de la elección del pasado 6 de junio y de la entrega de la constancia que reconoce a varios actores, como las próximas autoridades municipales, legislativas y gubernamentales.
Uno de los juicios electorales que más ha llamado la atención es el, TET-JE-33/2021, promovido por Jorge Antonio Montiel Márquez, en su carácter de representante del Partido político Encuentro Social Tlaxcala (PEST) en contra del cómputo de los resultados de la elección de la gubernatura.
Pese a integrar la coalición Juntos Haremos Historia, que conformaron con Morena, PT, PVEM y Nueva Alianza Tlaxcala, que ganó la titularidad del Ejecutivo estatal, dicho partido decidió impugnar dicho cómputo, con la convicción de que se realice un nuevo cómputo, con el conteo de votos, a fin de “rescatar” los sufragios necesarios que les permita mantener el registro como partido estatal.
Recordar que la Ley de Partidos establece, en su artículo 44, que el registro a los partidos políticos estatales se cancelará por cualquiera de las causas siguientes: No haber obtenido cuando menos el 3 por ciento de la votación total válida en las elecciones de gobernador, diputados locales y ayuntamientos, o sólo en las dos últimas, en caso de elecciones intermedias, relativas al proceso electoral local inmediato, ya sea que haya participado sólo o coaligado.
Así que el aliado busca que se revise nuevamente la elección de gobernador para ver si en una de esas, logra los votos necesarios para alcanzar su registro.
El PEST busca encontrar alrededor de 10 mil votos “perdidos” en la elección de gobernador, para tratar de mantener el registro, pues en la contienda del 6 de junio solo obtuvo 8 mil 551 votos en los comicios de diputados, cifra que representa 1.3 por ciento del total de la votación emitida.
A este caso se le suman otros más, que buscan desde la anulación de elecciones, hasta encontrar los votos necesarios para no perder el registro como partidos políticos.
El Partido Impacto Social Sí (PISS) ha sido el más activo en el tema de la judialización de estos comicios, pues es el actor con mayor número de recursos interpuestos en torno a la pasada jornada electoral. A través de Moisés Palacios Paredes, en su carácter de presidente del Comité Estatal ya impugnó la contienda en los distritos 02, 06, 06, 10 y 12.
Esa es parte de la estrategia jurídica que ya trazaron para evitar su extinción y con ello perder las canonjías que les da tener un partido, pese a que, en las urnas, solo lograron el respaldo de 7 mil 664 ciudadanos, cifra que representa solo 1.2 por ciento del total de la votación.
Pero a todos esos casos se van a sumar los juicios que va a promover el Partido Socialista para tratar de impedir la pérdida de su registro.
Las dirigencias de los tres partidos han acusado a los integrantes del Instituto Tlaxcalteca de Elecciones (ITE) de actuar con parcialidad, desaseo, consigna e incluso, hasta de cometer delitos electorales para afectarlos.
En ese contexto, el proceso comicial seguirá en su litigio y en suspenso, en especial, porque los consejeros del ITE siguen sin definir la asignación de las 450 regidurías en los municipios. La ausencia de calculadoras y ábacos les siguen complicando las sumas y restas a los consejeros mientras ven venir la andanada de juicios electorales.