¿Qué es el VPH? Mitos, síntomas y cómo protegerte

“Si usas condón no puedes contagiarte del virus de papiloma humano (VPH)”, “las personas promiscuas tienen enfermedades de transmisión sexual”, ¿has escuchado alguno de estos mitos?, pero sabes ¿qué es el VPH?

¿Qué es el VPH? El condón y sus limitaciones

El VPH es la infección de transmisión sexual más frecuente a nivel mundial, se calcula que el 80% de la población sexualmente activa lo tendrá en algún momento de su vida y aún circula mucha información falsa en la web.

Aunque el condón es uno de los métodos más eficaces para prevenir cualquier ITS, no es infalible, en el caso del VPH tiene una limitación del 30%.

“Muchas chicas me han dicho que fallaron, que no se protegieron bien y siempre les respondo que el VPH no es una consecuencia de disfrutar su sexualidad, este virus es inevitable”, cuenta Lexy.

Y también detalla que las historias de casos son muy variadas, por ejemplo hay personas con VPH que lo adquirieron en su primer contacto sexual a pesar de usar condón y tener las vacunas.

Tener varias parejas sexuales no es sinónimo de infecciones, así como tampoco tener una sola pareja te hace infalible. Sin embargo, se recomienda el uso del condón en cualquier contacto sexual o intercambio de fluidos incluidos juguetes sexuales y sexo oral.

El VPH no es una enfermedad

Irónicamente Lexy se enteró que tenía VPH cuando estudiaba el virus para sus tesis de licenciatura. “A pesar de tener todas las herramientas de conocimiento me sentía enferma. Y es que las palabras tienen mucho poder, después de investigar ahora sé que no es una enfermedad, es una infección”, cuenta.

De hecho la Organización de la Salud (OMS) cambió la nomenclatura de enfermedad a infección porque la primera tiene síntomas detectables y comunes. Pero en el caso de las ITS entre el 60 y 75% no tienen signos.

“El VPH no es una enfermedad, es una infección. Por lo tanto tu cuerpo no está enfermo ni sucio”, dice.

Además, “lo correcto es decir transmisión y no contagio”, precisa Lexy. Un contagio es causado por un agente infeccioso que puede sobrevivir fuera del cuerpo humano, por ejemplo en el medio ambiente, como el virus del SARS-CoV-2.

Pero una transmisión ocurre por contacto directo, en el caso del VPH a través del intercambio de fluidos en las relaciones sexuales o en la fricción de piel y mucosas en los juegos previos.

“La palabra contagioso puede dar información incorrecta, se puede interpretar como que con el simple hecho de estar cerca de una persona con VPH o cualquier otra ITS puedes tener la infección y no eso ocurre de una sola manera”, explica.

El virus del papiloma sí puede evolucionar a una enfermedad, cáncer de cuello uterino, pero no todos los casos, se estima que solo el 10% de las mujeres con VPH presentarán una lesión en el cuello uterino y de éstas, solo un 1% progresará a cáncer.

Sin embargo para cualquier caso hay tratamiento. “Si fuiste diagnosticado con el virus y presentas verrugas o una lesión en el cuello uterino hay salida, hay tratamientos efectivos”, explica.

Lexy presentó una lesión en el cuello uterino y fue tratada exitosamente. Pero es necesario ir a revisiones ginecológicas para notar cualquier cambio.

Vacunas contra VPH para todos

En México la vacuna contra este virus forma parte del Esquema Nacional de Vacunación desde el año 2012. Contempla dos dosis para niñas de 9 a 11 años.

Las dos vacunas existentes en el país son la recombinante tetravalente y la recombinante bivalente. Sin embargo, hay más de 200 tipos de VPH y los biológicos protegen contra algunos de los más prevalentes, pero aún con vacunas y condón es posible adquirir el virus.

Además, el esquema no contempla a los hombres, principales portadores del virus. Durante una visita a México en 2013, Harald Zur Hausen, quien descubrió la relación entre el virus del papiloma y el cáncer cervicouterino, aseguró que en un país como el nuestro se debe buscar que la vacuna sea generalizada para niños y niñas.

Y aunque aún no existe la opción gratuita para hombres existen algunas campañas, por ejemplo, en la Clínica Condesa.

Lexy recomienda consultar a su especialista entorno a la vacunación sin distinción de sexo: “si no aplicas para el esquema de gratuidad puedes ir a una clínicas privada para estar más protegidos”.

“Las personas con pene pueden llegar a pensar que no es importante la vacunación para ellos, porque no presentan ningún peligro al ser portadores del virus“, pero aunque la mayoría no presenta síntomas del virus, hay casos en los que la infección no desaparece y puede causar verrugas genitales o ciertos tipos de cáncer, explica la activista.

Artículo de TecReview