Jueves Taurinos / Suman fechas

Tlaxcala sigue cosechando fechas en lo que respecta a festejos taurinos, y ahora los más próximos son los de este viernes revolucionario, 20 de noviembre, uno en Apizaco a las dos de la tarde en la plaza Wiliulfo González, y el multicitado festival charro taurino en la plaza Jorge Aguilar “El Ranchero”.

Por cierto que este último ha generado polémica por el alto precio que tendrá que pagar un espectador para presenciarlo. Son 800 pesos por persona por presenciar lo que es, sin duda, un cartel de postín con Uriel Moreno, José Luis Angelino, Ernesto Javier, Arturo Saldívar, Sergio Flores y Luis David Adame.

Después, el próximo sábado 21 de noviembre habrá un festival que no tiene desperdicio alguno. Se trata de un evento exclusivo e internacional con la presencia de los matadores Jairo Miguel, Cesar Ibelles, José Mari Macías y el novillero Cayetano Delgado.

El evento se desarrollará al mediodía en la hacienda La Noria, con la presencia de toros de Piedras Negras, Atlanga, De Haro, y Núñez del Olmo.

Con estos festejos, Tlaxcala sigue sumando fechas que, sin duda, permiten reactivar la actividad taurina y lo que coloca a la entidad en una de las punteras en términos de la realización de festejos en medio de la aún interminable pandemia por la nueva cepa del coronavirus.

Protagonismo

Ahora fue en la vecina entidad poblana en donde el protagonismo político convirtió en rehén a la fiesta brava, con la intención de la presidenta municipal capitalina Claudia Rivera Vivanco de prohibir la celebración de espectáculos taurinos.

En recientes declaraciones de la polémica alcaldesa, aseguró estar dispuesta a asumir el costo político y social de la posible prohibición de las corridas de toros, ya que la decisión no se tomará de manera unilateral, es decir, será colegiada.

¿Pero, colegiada con quién; con un grupo cerrado de políticos que no considerarán en lo más mínimo la opinión ciudadana? Consideramos que nadie tiene el derecho a prohibir nada a nadie, mucho menos si se trata de un espectáculo en el que acude el que quiere, a nadie se le obliga a asistir.

El anuncio no causó gracia entre los círculos taurinos poblanos, que de sobra los hay, y ya desde ahora hay movimientos de aficionados y organizaciones del toro que promueven que, al menos, la presidenta municipal se informe sobre lo que es este espectáculo y no evidencie supina ignorancia al respecto.

Ya veremos qué tanto prospera la advertencia de Claudia Rivera Vivanco, sobre todo cuando se trata de una sede de mucha tradición y con una plaza histórica como la popularmente conocida como “El Relicario”.