Jueves Taurinos / Momento de unidad

Hoy en día en que nuestro país corre el riesgo importante de padecer una de sus principales crisis sanitarias y económicas de la historia, la fiesta de los toros no ha estado al margen de las acciones que, a manera de prevención, se han establecido para reducir al mínimo el riesgo de contagio.

Debemos comprender que se trata de un reto colectivo el que tenemos de frente. La pandemia mundial que ahora afecta mayoritariamente a Europa debe servirnos de ejemplo para adoptar las medidas necesarias para evitar que el problema tenga alcances superiores en un sistema de salud que, de por sí lo sabemos, carece de los insumos materiales y humanos para dar cobertura a una situación de esta naturaleza.

En las últimas horas, autoridades de la Secretaría de Turismo en lo local de las que se desprende el Instituto Tlaxcalteca de Desarrollo Taurino (ITDT), han convocado a toda la familia taurina de nuestro estado a que se suspendan todos los eventos que representen la concentración de personas.

Las corridas de toros, festivales, novilladas, y hasta las capeas en las calles deben sumarse a esas labores de prevención y evitar que la eventual propagación del virus sea incontrolable.

Entre otros eventos taurinos que se cancelaron recientemente, destacan los festejos que se realizarían los días cuatro y once de abril en Huamantla y Tlaxcala respectivamente, pero también el festival del 21 de marzo en el rancho La Escondida de la familia Ortega Blancas.

No solo eso, la víspera, el gobierno estatal a través del ITDT exhortó a las autoridades municipales, de comunidad, organizadores de eventos, mayordomos y responsables de eventos taurinos de diferentes comunidades, a posponer actividades que pudieran significar la propagación de esa enfermedad.

Ante la falta de una dirección a nivel presidencial que nos dé muestra de reacción a conciencia ante el problema, como ciudadanos tenemos que actuar y tomar las medidas que reduzcan al mínimo la posibilidad de contagio desde el seno familiar.

En Tlaxcala se actuó pronto y de forma inteligente. El gobierno de Marco Mena determinó la suspensión de clases desde el martes anterior, lo que significó una medida más que prudente ante la seriedad del problema.

Como sociedad tenemos que protegernos y actuar de inmediato, y aunque suene exagerado en estos momentos, más vale prevenir y quedarnos en casa.

En Aguascalientes…se tardaron

La tradicional Feria Nacional de San Marcos (FNSM) se pospuso y se realizará entre los meses de junio y julio, lo que también tira de momento los planes de los taurinos que ya se frotaban las manos para conocer los carteles que se anunciarían como parte de uno de los seriales más importantes de América Latina.

Y la verdad se tardaron. Supimos de fuentes confiables que en Aguascalientes querían hacer la feria a como diera lugar en abril y mayo, sin embargo, llegó lo inevitable y no les quedó de otra más que postergar la celebración.

Fue lo más prudente si consideramos que en la feria sanmarqueña llega gente de prácticamente todo el país, pero también muchos visitantes de Europa.

La gigantesca romería hidrocálida no podía convertirse en una burbuja en la que se cerrara el paso a cualquiera que no fuera nativo de aquella tierra.

Ahora, habrá que observar qué tanto se modificarán los carteles de este año a partir de la contingencia sanitaria provocada por el COVID-19, pues hay que considerar que muchos toreros que llegan en plan de figura, estarán en plena campaña europea.