Jueves Taurinos / Crisis de alcances millonarios

A propósito de la cancelación de eventos taurinos que en el mundo ha provocado la pandemia por Covid-19, la Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia (ANCTL) compartió un dato realmente preocupante para la industria del toro bravo tan solo en nuestro país.

Resulta que, de acuerdo con esta organización, únicamente en el año 2020 se estarían perdiendo hasta tres mil millones de pesos por el freno obligado que tendrá la fiesta brava en México debido a la cancelación o postergación de algunos eventos taurinos.

Por ejemplo, de acuerdo con información que publicó la semana pasada el prestigiado portal de noticias taurinas “Al Toro México”, durante el periodo comprendido entre marzo y mayo se dejará de realizar un aproximado de 70 festejos entre novilladas y corridas de toros en las ferias de Aguascalientes, Texcoco y Puebla.

Si consideramos que un gran número de visitantes a esas ferias es público taurino, entonces la afectación económica será de trascendencia importante, lo que demuestra además que, la fiesta brava, forma parte trascendental del motor de la economía mexicana en el sector de espectáculos.

El empresario y ganadero taurino José María Arturo Huerta, presidente de la ANCTL señaló para ese medio que, al año, la fiesta de los toros en México deja una derrama económica orientada a los siete mil millones de pesos, por lo que las pérdidas derivadas de la emergencia sanitaria afectarían hasta un 40 por ciento de esas ganancias.

No solo eso, la industria del toro bravo a la par de generar economía, también ayuda al nacimiento de empleos. Tan solo en las ferias que señalamos se desarrollaría un 20 por ciento de las corridas de toros que habría al año, con una generación cercana a los 240 mil empleos directos.

He ahí la trascendencia de la fiesta brava en México, un país que tiene arraigada esta actividad como una de las más sólidas en la industria del espectáculo que, si bien ha sido golpeada mayormente en la última década, sigue demostrando que además de presentarnos un escenario multicultural, también influye fuertemente en la economía de miles de familias.

Crisis de múltiples alcances

A propósito de este tema, quien también se pronunció al respecto y prácticamente en el mismo sentido fue el presidente de la Asociación de Matadores, Francisco Dóddoli Villaseñor, quien refirió que no únicamente impactará al sector espectáculo, sino también a la economía de las familias que viven del toro, incluidas las de los matadores.

Y es que cada fin de semana en diferentes regiones del país, los matadores de toros lo mismo se juegan la vida, que se ganan el sustento familiar, por lo que, ante el parón provocado por la crisis de salud, también verán afectados sus ingresos.

Máxime, cuando se trata de muchos toreros mexicanos que aún corren la legua, que están esperanzados en una fecha para destacar, aunque sea con un toro, y con ello abrirse paso en otras plazas.

Si bien las autoridades emiten mensajes informativos cada 24 horas o antes, lo cierto es que, como se observa el panorama, esto no estará listo para junio o julio, ni si quiera al inicio del cuarto trimestre del año, fecha en la que Tlaxcala celebra su serial taurino más importante del año.

A propósito de eso, es precisamente para el periodo junio-julio cuando las autoridades del estado de Aguascalientes determinaron posponer la conocida mundialmente Feria Nacional de San Marcos, sin embargo, como señalamos en el párrafo anterior, será complicado contener los riesgos aún en ese tiempo cuando la pandemia es mundial y a esa romería hidrocálida llegan personas de prácticamente todo el país y varias regiones del mundo.

Habrá que estar atentos de ver qué ocurre no únicamente para esta feria que representa una de las más importantes en el ámbito taurino mundial, pero también a nivel local, pues había cosas interesantes en Apizaco, Huamantla y desde luego, Tlaxcala