Jueves Taurinos / Continuidad

Una vez confirmados los resultados de la elección del pasado 6 de junio, la gubernatura del Estado de Tlaxcala está más que definida, y con ello, habrá que saber cuál será el destino que tendrá la fiesta de toros con el nuevo gobierno.

Durante el sexenio anterior y ahora el periodo del gobernador Marco Mena de 4 años y 8 meses, la fiesta brava tuvo un impulso importante a través de la realización de diferentes eventos que posicionaron a la tauromaquia local entre los primeros lugares a nivel nacional, incluso aún en el escenario de pandemia.

Hay que recordar que la gobernadora electa, Lorena Cuéllar Cisneros, se reunió a inicios de mayo con un sector del selecto grupo de ganaderos tlaxcaltecas y uno que otro aficionado, empresario y matadores de toros.

Lorena Cuéllar se comprometió a mantener el impulso de la fiesta brava en Tlaxcala, con todo lo que ello representa, desde la organización de festejos taurinos de calidad y serios a través de las instancias y empresas correspondientes, hasta apoyar a las nuevas generaciones de toreros.

Me parece que una de las principales tareas que habrá que impulsar en lo subsecuente, será abrir la fiesta taurina a un sector más amplio de audiencia o afición.

Considero que la tauromaquia siempre ha sido un espectáculo hasta cierto punto elitista, en el que pareciera que sólo caben unos cuantos, y aquellos que buscan saber más de esta actividad, dicho sea de paso, de las más cultas del espectáculo.

Y es que como lo he escrito en otras entregas de este espacio de opinión taurina, advertimos que hoy en día la fiesta brava está cerrada para únicamente un puñado de personas quienes no dan cabida a los nuevos aficionados.

Es más, entre los mismos taurinos se dan puerta, se ponen el pie y se bloquean para no dar paso a otros perfiles, lo que la ha convertido en un selecto club en el que no cualquiera está invitado.

Por ello, es necesario que los ganaderos, toreros, empresarios y autoridades, entiendan y razonen que la fiesta brava requiere de público, de nueva sangre de aficionados y que se descubran nuevos públicos para ir a los toros.

Ya veremos qué impulso ofrece la gobernadora electa a la fiesta brava, recordemos que Tlaxcala es el único estado del país que cuenta con un Instituto que impulsa al sector taurino.

Luis Mariano Andalco, al frente de esa instancia, ha sido impulsor de este espectáculo desde su trinchera, ha sido criticado y cuestionado, pero también señalado como un declarado aficionado que ha manifestado interés por engrandecer la tauromaquia tlaxcalteca.

Mientras tanto, no nos queda más que desear el mayor de los éxitos a la gobernadora electa de Tlaxcala, sin duda es una mujer con don de gente, identificada con la gente que votó por ella, y con un ángel que desparrama amabilidad. Que le vaya muy bien por el bien de nuestro estado.