245 acuíferos en México ya no tienen agua disponible

(TecReview).- El 70% del agua potable que se utiliza en las ciudades de México llega a través de los acuíferos, volúmenes subterráneos de roca y arena que contienen agua. En total, el país está dividido en 653 de ellos. A la fecha existen 408 acuíferos con disponibilidad de agua y 245 sin disponibilidad, de acuerdo con datos de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

Además, en las regiones áridas del centro y norte de México es donde 105 acuíferos están sobreexplotados y están considerados en estado crítico.

Se estima que con el uso insostenible, este año el fenómeno climático de La Niña provocará más sequías en el 66% del territorio mexicano.

Junto con el problema de extracción desmedida, en 24 estados de la República estas fuentes de agua presentan niveles de arsénico 70 veces más elevados y niveles de fluoruro 64 veces más altos de los que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Según la OMS, el arsénico es muy tóxico en su forma inorgánica y la exposición prolongada al arsénico a través del consumo de agua y alimentos contaminados puede causar cáncer y lesiones cutáneas. Además, se asocia a problemas de desarrollo, enfermedades cardiovasculares, neurotoxicidad y diabetes.

Fenómeno climático La Niña

Este año se pronostican mayores sequías debido al fenómeno climático La Niña que produce mucha evaporación, pocas nubes y una radiación solar directa sobre el territorio nacional.

Las entidades cercanas a la frontera con Estados Unidos son las que presentan mayores sequías extremas o excepcionales.

Más del 66% del territorio nacional tiene condiciones anormalmente secas y de sequía moderada a extrema, siendo los estados de Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas los más afectados, de acuerdo con el Monitor de Sequía de la Conagua.

Día Mundial del Agua

El 22 de marzo se celebra el Día Mundial del Agua y este 2022 el lema es “Aguas subterráneas: hacer visible lo invisible”, pues una buena parte del agua dulce que los seres humanos usamos proviene de los acuíferos.

Este recurso hídrico se encuentra depositado bajo tierra en formaciones geológicas de rocas, arenas y gravas.

Su principal fuente de recarga es la lluvia y la nieve, por medio de la filtración, sin embargo, este recurso se encuentra sobreexplotado: se extrae más agua de la que se recarga.

Otro problema es que debido a la acción humana, sustancias y partículas contaminantes se incorporan a los acuíferos.

El 50% de la población urbana mundial depende del agua dulce que se extrae de los acuíferos o aguas subterráneas, de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU), y la tendencia es a que cada año la demanda mundial de agua aumente 1% al tiempo que crece la población.

Se prevé que para 2050 entre 4,800 y 5,700 millones de personas vivan en áreas con escasez potencial de agua durante un mes al año (actualmente, en el mundo, viven alrededor de 7,000 millones de personas); las más afectadas serán las personas en situación de pobreza y vulnerabilidad en países en vías de desarrollo.

Las aguas subterráneas son un tesoro invisible que se debe usar de forma sostenible pues representan cerca del 99% de las reservas de agua dulce del planeta.

Son esenciales para garantizar la producción de alimentos, actividades industriales, consumo y saneamiento.

Un recurso invisible

Pese a que la mitad de la población mundial urbana depende del agua dulce que se extrae de estos sitios, sin embargo, “los humanos están contaminando, sobreexplotando y secando cada vez más acuíferos, a veces con consecuencias irreversibles”, destaca Audrey Azoulay, jefa de la UNESCO en el prólogo del Informe sobre el Desarrollo de los Recursos Hídricos en el Mundo.

Además, se prevé que el uso del agua crezca aproximadamente un 1% anual durante los próximos 30 años, por lo que nuestra dependencia del agua subterránea será mayor.