20 millones de mexicanos sufren alguna adicción; Senado será una aliado para el combate

El senador Miguel Ángel Mancera Espinosa, coordinador del Grupo Parlamentario del PRD, afirmó que el Senado de la República es un aliado para enfrentar las adicciones que padece la población mexicana, las cuales son consideradas un factor de riesgo mortal.

Durante la inauguración del foro “40 años salvando vidas y generando aliados”, comentó que, además de crear políticas públicas efectivas en esta materia, se debe insistir en que la toma de conciencia comienza en las primeras etapas del desarrollo de este problema, por lo que es indispensable entablar un diálogo con las y los niños para que conozcan los riesgos sobre el consumo de alcohol.

Agregó que los padres deben contar con la preparación adecuada para identificar estas conductas nocivas y saber que acciones tomar ante estas situaciones, a fin de preservar la salud de cualquiera de los integrantes del núcleo familiar, pues acotó que también se ha registrado el incremento de alcoholismo en mujeres en los últimos años.

En ese sentido, Mancera Espinosa planteó la necesidad de fortalecer a las asociaciones civiles como Alcohólicos Anónimos que, desde su fundación, hace 40 años, llevan los mensajes de conciencia y comunicación especializada permanente a través de sus 14 mil centros de ayuda solidaria, con la colaboración de más de 121 mil miembros encargados de la recuperación de personas dependientes.

Desde el Senado, enfatizó, reconocemos el trabajo de esta agrupación y me sumo a las felicitaciones para que continúen con esta loable y solidaria contribución, las conclusiones que arroje el foro de análisis sobre adicciones serán tomadas en cuenta en el ámbito legislativo.

El senador Juan Manuel Fócil Pérez, también del PRD, refirió que, de acuerdo con datos de la UNAM, al menos 20 millones de mexicanos sufren alguna adicción, lo que representa más del 15 por ciento de la población total, dicha cifra, dijo, es alarmante ya que suma a familiares, amigos y a personas cercanas de estos dependientes.

Además, hizo un llamado para que el gobierno trabaje en conjunto con asociaciones civiles, para cumplir con la responsabilidad en esta materia, pues alertó sobre el aumento de consumo de alcohol en jóvenes de 12 a 15 años.

Fócil Pérez señaló que el confinamiento por la pandemia provocó la recaída de las personas que ya se encontraban en rehabilitación, debido a que suspendieron sus tratamientos, pero ese aislamiento, agregó, también generó depresión y, en consecuencia, que un sector se sumara al consumo de sustancias a un grado adictivo.

Juan Arturo Sabines Torres, vicepresidente de la Central Mexicana de Servicios Generales de Alcohólicos Anónimos, explicó que México no se caracteriza por ser un país de consumo diario de alcohol, pero sí de consumo excesivo los fines de semana, ya que hay estudios que señalan que los adolescentes menores de edad llegan a ingerir hasta 13 bebidas por episodio, mientras que la media de ingesta excesiva para una mujer es de cuatro copas.

Advirtió que se han relajado las medidas sobre la regulación del alcohol, puesto que hay centros de venta de cervezas a granel cerca de las universidades, por eso pidió que se revisaran estos establecimientos, puesto que “México tiene el mayor número histórico de puntos de ventas de alcohol”.

Te recomendamos: Pleno del Senado aprueba Convenio 190 de la OIT para eliminar violencia y acoso laboral

En tanto el vicepresidente emérito de la Central Mexicana de Servicios Generales de Alcohólicos Anónimos, José Alfredo Hernández Linares, dijo que la asociación tiene alrededor de 200 mil personas en recuperación, de los 20 millones que tienen problema de alcoholismo en México, los cuales viven en desgracia emocional y enferman a sus familias con su adicción.

Recordó que tener salud es un derecho, por ello, agradeció la apertura de la Cámara para discutir sobre este tema y pidió el apoyo de los senadores para que agrupaciones disfrazadas que lucran con el logotipo y la bandera de la asociación oficial.

De esta forma, ya no habrá tolerancia, serán acreedores a pena privativa de la libertad y una multa; y con ello, se podría disuadir la comisión del delito, a través del combate de la corrupción y erradicando la impunidad, concluyó.

Joel Paredes Loguin, director de prototipos de Atención e Inclusión Comunitaria, destacó que la estrategia nacional para la prevención de adicciones del Gobierno Federal consiste en dos grandes ejes: disminuir la oferta de sustancias psicoactivas, así como la demanda de estas.