El ser humano podría llegar a vivir más de 140 años gracias a la tecnología